Segunda edición

La segunda edición de “La muchacha de la ventana” con todas als correcciones y la nueva portada estará disponible a partir del 7 de julio.

Respuesta a ¿Por qué soy comunista?

Respuesta a ¿Por qué soy comunista?

Hace unos días uno de vosotros me dijo que escribiera sobre ¿Por qué soy comunista? Llevo días reflexionando sobre ello y probablemente no pueda dar una respuesta de sí o no.

No me gusta el capitalismo, nunca me ha gustado, consumir, individualismo, etc…. Pero el comunismo pese a ser una buena idea, no logra pasar de eso…Una idea. La historia ha demostrado que no ha funcionado por la corrupción de las personas. Lo cual me lleva a reflexionar que lo que hace que una teoría sea buena o mala en la práctica somos nosotros, las personas que las usamos.

El comunismo tiene cosas buenas, y claro, cuando empiezas a tener tus propias ideas y lees mucha teoría… parece la leche, la utopía perfecta…Pero las personas somos como somos y las ideas pocas veces salen de la utopía.

Actualmente quizás sea por mi forma de vida, por mi edad, por los cambios personales a todos los niveles en los últimos años, quizás he dejado de ser una idealista de tomo y lomo. Voy a llamarlo por x motivo, ya no puedo llamarme comunista. Comulgo con muchas ideas suyas, pero no las veo factibles. Con el tiempo he comulgado con algunos conceptos capitalistas y llegado a la conclusión que quizás la práctica ideal fuera una mezcla de ambas. Pero como dije antes, las teóricas a veces cuando se ponen en práctica se corrompen.

 

Sea como fuere, dentro de mí viven de forma indeleble conceptos básicos del comunismo y otros del capitalismo, fruto de esa mezcla que creo todos tenemos en el fondo. Nada en demasía es bueno, nada llevado a límites tampoco. Creo en que todos somos iguales independientemente de sexo, tendencia sexual, raza, religión y demás límites que nos pongamos, creo en que en el fondo existe la bondad humana, en la comprensión, en que hay cosas mínimas necesarias como la educación, el alimento, la sanidad, creo en muchas cosas, y a estas alturas, me da igual de que signo o color sean.

366, en breve

La portada del nuevo libro ya tiene fecha de salida, el próximo viernes 24 será toda vuestra. 366 ya va tomando forma.

¿Por qué soy abstemia?

¿Por qué soy abstemia?

Beber alcohol es una costumbre social muy arraigada en nuestras venas, suele ir acompañado en celebraciones, comidas, etc… Es más, cuando no consumes te suelen mirar con cara de:

  • ¡Ohh, he visto un extraterrestre!

Las costumbres se supone que son para seguirlas, las normalizamos y las adquirimos como parte de nuestra esencia y tradiciones personales. La tradición en la mejor forma de perpetuar la cultura, no hablo de cultura de conocimiento sino de costumbres (nuestra historia)

Pero sin duda, la costumbre de bebe no es una que quiera colaborara a perpetuar. No soy ninguna santa, una vez incluso bebí, pero no me aportó nada. ¿Por qué se bebe? ¿Para sentirse bien? ¿Para animar la situación? ¿Por gusto? ¿Por sabor? ¿Por olvidar? ¿Por sentirse uno mismo gracias a la desinhibición? Probablemente, existan más razones pero para mí no son suficientes.

 

Me gusta ser consciente de todo, no necesito dopajes para ser yo misma, hace mucho que me liberé de las ataduras y me limité a ser lo único que sé ser: yo. Olvidar, prefiero curar mis heridas con otros vendajes. Gusto….por mucho que el vino, cerveza y otros licores sean manjares para paladares… el mío nació sin posibilidad de comprender ciertas complejidades.

¿Por qué soy abstemia? Supongo que por algo tan sencillo como lógico, no me gusta.

 

¿Pero, por qué es más extraño que no te guste el alcohol que por ejemplo no te guste el atún? Sencillo, estamos tan acostumbrados que es más normal que un gusto alimentario.

Soy abstemia, porque también he visto los efectos que causa. Seamos sinceros, ¿alguna vez se han visto borrachos? Mírense y quizás vean lo que yo cuando miro a borrachos (amigos o no)

 

Hay costumbres sociales que no pienso perpetuar, e ir cada fin de semana en busca de la botella será uno de ellos.

 

Mi nuevo proyecto

Mi nuevo proyecto o como adentrarme en las relaciones hoy en día

 

Hace tiempo que una idea me recorre las neuronas. Todo comenzó con una conversación que no recuerdo durante una cena hace tiempo, una migo dijo:

  • Hoy en día sin WhatsApp no follas.

 

Los tiempos han cambiado, está muy claro. Cómo nos interrelacionamos también, sobre todo a nivel relaciones personales… en resumen parejas (más o menos duraderas con uno u otro fin)

 

Las apps, distintas webs de contactos, en concreto en España la crisis, el florecer de nuevas ideas como el poli amor, me parecen conceptos e ideas dignas de ser investigadas y chafardeados.

 

Llevo bastante tiempo con la idea de un par de libros que traten con naturalidad, realismo y franqueza sobre estos temas… por fin me he lanzado. El proyecto lo tengo en pañales, ideas que apunto, visiones que tengo claras y la parte que pienso disfrutar como una enana… las entrevistas.

Soy una persona, con un punto de vista y una existencia ¿Cómo tratar de reflejar una generación, una forma de hacer las cosas quedándome solamente con mi corta visión y experiencia? Es justamente por este delicado asunto que hablar, apuntar, preguntar y quizás entrometerme en intimidades ajenas es la única manera de poder llevar a cabo este proyecto. Quizás otra opción fuera experimentarlo todo, pero ¿Podría salir cuerda de una experiencia de ese tipo? Lo dudo.

 

Mente despierta, ideas claras y cuestionarios en preparación, tras dos preselecciones una vía email y otra vía teléfono llegaré por fin a la presencial. Mi fin, exprimir hasta conseguir la verdad, esa más allá de que piensen bien o mal de nosotros, esa que nos hace ser como somos, nuestra naturaleza. No será un estudio social, ni algo a nivel divulgación, solamente la inspiración para dos novelas que pretenden estar cargadas de la mejor definición de la vida; la tragicomedia.